Usamos cookies. Si continúa navegando en esta página, consideramos que acepta su uso. Más información.

El injerto óseo para el implante dental

Después de la extracción de dientes se inicia un proceso de reabsorción (pérdida) del hueso alveolar por el organismo.
Este proceso es continuo en el tiempo y su grado varía de persona en persona, dando lugar a la desaparición casi total del hueso que servía de sustento a las raíces de los dientes.*

Ocurre entonces que el día que se quiera colocar implantes dentales y no exista hueso suficiente para fijarlo surge la necesidad de aumentar artificialmente el hueso para concluir la tarea.

Injerto óseo liofilizado y autogéno

Añadir hueso solo se puede conseguir con injerto de un fragmento de hueso de otra parte del cuerpo, normalmente del ilíaco o de la tibia, injerto óseo autólogo (autógeno). Esta técnica es la ideal con vistas a usar células del propio individuo. El proceso de fusión del injerto con el local receptor lleva más de tres meses. Solo después de esto se puede colocar el implante dental.
En alternativa al hueso natural está siendo cada vez más utilizado hueso sintético (liofilizado), compuesto de material a base de fosfato de calcio.

Lo que se pretende con esta última técnica es que el injerto sea absorbido por el organismo y sustituido por hueso del propio cuerpo.
Los lugares más susceptibles de necesitar hueso injertado son, la parte posterior de la arcada superior (zona de los molares superiores) por proximidad a los sinos nasales, y la zona anterior de la cresta de la mandíbula (donde estaban los incisivos inferiores) al aumentar la espesura.

*(La pérdida ósea es la razón de falta de adaptación de las dentaduras removibles)

Normalmente una persona totalmente desdentada desde hace mucho tiempo, que haya perdido mucho hueso en las arcadas dentarias, tiene gran probabilidad de depender de un injerto óseo para colocar implantes dentales.
Es obvio que la necesidad de injerto óseo vuelve más caro el proceso de colocación de implantes + prótesis dental implantosoportada. [vea todos los tipos]

¿Pero cuánto cuesta cada injerto? – Normalmente cuesta un poco menos que el precio de colocación de un implante, 350 €. La variación del precio es enorme debido a múltiples factores.

Para que el injerto de hueso liofilizado o autogéno sea exitoso, es esencial que no exista infección en la zona hospedera. De lo contrario no habrá unión del injerto al hueso y será rechazado. Cuando una infección está presente, tiene que ser tratada primero y esperar a sanar completamente.